04 Feb

Nuevas gasolineras se encuentran en fase de construcción en Tamaulipas. De acuerdo a la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo), son seis las estaciones de servicio, algunas detectadas en Altamira, en tanto otras más se localizan en la región norte de Veracruz.

José Ángel García Elizondo, presidente de la Comisión de Política Energética del organismo, enfatizó que estas inversiones de empresarios del ramo, calculada en promedio en 2 millones de pesos cada una, aterrizan ante los permisos de los órganos reguladores, proceso lento debido a las medidas tomadas por la pandemia del covid-19.

“Tenemos conocimiento que en el sur de Tamaulipas y norte de Veracruz existen seis gasolineras en fase de construcción. Posiblemente en los próximos meses comiencen a ofrecer sus productos, entre ellas algunas se localizan en Altamira. Esto abre más la oferta de los combustibles para nuestra localidad”, apuntó.

En Tamaulipas, son 556 los permisos vigentes avalados por la Comisión Reguladora de Energía (CRE), concentrados principalmente en las regiones con mayor población, como Nuevo Laredo, Matamoros, Reynosa, Ciudad Victoria y la zona conurbada de Tampico, Ciudad Madero y Altamira.

“Algunas gasolineras arrancaron obras durante el 2020 y otras empezarán proyectos en los siguientes días, toda vez que la Comisión Reguladora de Energía autorizó los permisos para su construcción. Deseamos para el primer semestre del 2021 puedan concretarse aunque no sabemos si serán marcas distintas a Pemex”, expuso García Elizondo.

Además del Altamira, la Onexpo tiene información de otra estación de servicio edificándose en el norte de Veracruz.

Desde el 2017 que se abrió el mercado de gasolinas, franquicias nacionales y extranjeras tienen presencia, como Mobil, Gulf, G500, Sunoco, Soriana, además de Oxxogas, Petroseven y BP, éstas últimas en la franja fronteriza con los Estados Unidos.

Lentitud en los permisos

Estas inversiones no han quedado exentas de retrasos, pues como lo expone el titular de la Comisión de Política Energética, cerraron por semanas las oficinas de la CRE como de la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), para proteger al personal de contagios de coronavirus.

“Existen otros proyectos que pudieron arrancar antes, pero les afectó el cierre de las oficinas de los órganos reguladores y cuyo retorno ha sido paulatino, así como los permisos los cuales poco a poco salen. Sabemos que varios proyectos estuvieron parados por esta situación”, puntualizó.

Fuente: Onexpo

Share